11 Abril 2016

Recuperar unos honorarios mínimos dignos para arquitectos

Los arquitectos sufrimos una liberalización salvaje de honorarios en 1.996, en pleno Boom inmobiliario y una revisión aún peor en 2.009 que prohibía a los Colegios publicar tablas orientativas para sus colegiados . El objetivo como de costumbre abaratar costes de los profesionales para que los promotores y constructores pudieran aumentar su margen de beneficio y que ahora nos llevará inexorablemente a la precariedad o la ruina.
  • Compartir:
Recuperar unos honorarios mínimos dignos para arquitectos
Recuperar unos honorarios mínimos dignos para arquitectos

Somos los garantes de la calidad de las ciudades, además de ser los únicos capaces de supervisar junto a los arquitectos técnicos los precios, técnicas y materiales con los que se construyen los edificios por el bien de nuestros clientes, que somos al final todos los que tenemos un hogar, llevamos a un niño a la escuela o trabajamos en una ofician. Por otra parte, somos los únicos cuya responsabilidad civil no se diluye en el tiempo, puesto que los promotores y constructores, cuando cierran sus empresas nos dejan a nosotros y los aparejadores, que respondemos nominalmente, como los únicos demandables para obtener compensaciones mediante el seguro ante cualquier imprevisto. Actualmente debéis saber que existen incluso empresas especializadas en lucrarse a costa de demandarnos sistemáticamente al ser los únicos frente a promotores y constructores (sociedades sin responsable individual) que sobrevivimos a la crisis.

Nuestra profesión, al igual que toda la construcción está en un momento muy delicado, y los arquitectos como cualquier trabajador tienen que alimentar a sus familias y pagar sus hipotecas. Esto ha provocado una desprotección intolerable de nuestra seguridad, mis compañeros y yo nos jugamos nuestras casas (responsabilidad civil) o incluso ir a la cárcel (responsabilidad penal) al no poder mantener primas suficientes en nuestros seguros con los honorarios a los que se nos fuerza. Nuestros colegios territoriales no parecen capaces de ponerse de acuerdo en algo tan imprescindible como hacer fuerza para contar con un suelo de honorarios, se ven lastrados por la ley de colegios profesionales y no tenemos sindicatos que nos protejan.

Por eso os pido que apoyéis esta petición para establecer al menos unos mínimos que no destruyan nuestra dignidad y que fomenten la elección de un arquitecto comparándonos en función de nuestra calidad, y no de la desesperación por llevar algo dinero a casa hoy, arriesgando mañana nuestra casa, nuestra familia y nuestro futuro. Algo de dignidad para nuestra profesión.

Si te gusta ¡¡ síguenos !!

© ArquiMagazine

f1arquitectura.com - digital media
Rss