01 Junio 2012

La cuestión del ¿dónde?

Vivimos un periodo histórico en que el protagonismo de las ciudades resulta creciente. La proporción de la población que vive en ciudades no deja de aumentar y lo mismo ocurre con su participación en el empleo, la producción o el consumo.
  • Por: ArquiMagazine
  • Compartir:
Vivimos un periodo histórico en que el protagonismo de las ciudades resulta creciente. La proporción de la población que vive en ciudades no deja de aumentar y lo mismo ocurre con su participación en el empleo, la producción o el consumo. Ciudades cada vez más interconectadas albergan las funciones estratégicas que hacen posible y controlan el actual proceso de globalización.

En paralelo, las tendencias descentralizadoras que han impulsado la conformación de un estado multinivel les otorgan crecientes competencias y recursos, aumentando así su capacidad para promover procesos de desarrollo gestionados de forma más participativa mediante nuevas formas de gobierno.

Para el impulso del desarrollo, se concede creciente importancia a la influencia del conocimiento como recurso específico, junto a la innovación, como estrategias prioritarias para mejorar la competitividad y la calidad de vida urbanas. Pero no todas las ciudades ofrecen las mismas oportunidades a sus ciudadanos para desarrollar sus trayectorias laborales, acceder a una vivienda y a unos bienes públicos de calidad, o desarrollar su creatividad.

“en la actualidad, los factores económicos principales (talento, innovación y creatividad) no están distribuidos de manera uniforme en la economía global, sino que se concentran en lugares específicos … el increíble poder de la fuerza de concentración que permite que algunos territorios de alta densidad sean más productivos, hasta convertirse en motores principales del crecimiento económico”.

Las ciudades tienden a mostrar personalidades distintas en cuanto al tipo de actividades económicas y empleos predominantes, el ambiente cultural, las amenidades urbanas, el clima social y político dominantes, la preocupación por el patrimonio y el medio ambiente, etc. En ese sentido, la personalidad urbana influirá sobre la calidad de vida que pueden alcanzar personas que también tienen demandas y preferencias distintas según los casos.
Si te gusta ¡¡ síguenos !!

© ArquiMagazine

f1arquitectura.com - digital media
Rss