02 Enero 2012

El futuro para los arquitectos

Informe realizado para 'Building Future' por los autores: Dickon Robinson, Claire Jamieson, John Worthington, Caroline Cole.

Si bien el futuro para la práctica de la arquitectura como un negocio es incierto, las oportunidades para los arquitectos nunca han sido mayores, a pesar de la recesión actual. Sin embargo, para captar dichas oportunidades, los arquitectos tendrán que desarrollar una mayor visión financiera y mayor perspicacia comercial, integrando su trabajo con el de otros en la industria en general, y continuar trabajando duro para promover a la sociedad los beneficios extraordinarios derivados del proceso de diseño.
  • Compartir:
El futuro para los arquitectos
El futuro para los arquitectos
En el curso de este estudio hemos aprendido que hay muchas opiniones diferentes sobre el futuro de los arquitectos. No ha sido posible para consolidarlas en una sola imagen fácilmente, ni esperamos que lo sea. Sin embargo, hemos tratado de desentrañar cuáles son las tendencias más influyentes, para colocarlas en un contexto global más amplio, y considerar lo que esto significa para el sector tal y como está estructurado. Habrá sido un ejercicio que vale la pena si se estimula a los que se embarcan en una carrera de arquitectura, así como otros que la han hecho anteriormente, y para reflexionar sobre la rapidez con que el contexto en el que trabajan está cambiando, y la necesidad de ser proactivos para responder a ello si se quiere optimizar su contribución.

La industria de la construcción del Reino Unido contribuye con alrededor del 10% del PIB del Reino Unido (cifra similar a la de España). El trabajo de los profesionales que lo impulsan es de vital importancia para nuestra sociedad, y su experiencia se refleja en una fuerte reputación a nivel mundial. Sin embargo, con el crecimiento en el mundo desarrollado, y en particular Europa, ahora siempre por debajo del de los países en desarrollo, el mercado nacional se está reduciendo de manera proporcional, a la vez que el resto del mundo se acerca a nuestro nivel de vida. Así, mientras el mercado interno seguirá siendo considerable, (a pesar de seguir siendo sujetos a grandes fluctuaciones como la que estamos experimentando actualmente), será cada vez más modesto del de la actividad mundial de la construcción. Esto lo entienden bien las grandes empresas de arquitectura, que ya están fuertemente representados en el extranjero. Sin embargo, el acceso a estos mercados es más difícil para las pequeñas empresas o profesionales independientes (una forma de negocio que parece estar muy conectado en el gen de la profesión de arquitecto).

En las últimas décadas la arquitectura ha sido una opción popular para los estudiantes, con la consecuencia de que hoy hay más estudiantes para obtener el título de arquitectura de lo que se pueda absorber con las funciones convencionales de la arquitectura. Algunos deciden que esas funciones convencionales tienen poco atractivo, y optan por asumir otras en el sector inmobiliario y de la construcción, o se encuentran trabajando en prácticas más innovadoras del desarrollo de nuevos servicios y en la apertura de nuevos mercados. La enseñanza de arquitectura, (como la de otras profesiones), se realiza generalmente de forma aislada a la de otras partes de la industria, lo que puede dar lugar a una sensación de exclusividad. Esto hace que sea más difícil que los arquitectos perciban su papel como parte del sector de la construcción, y muchos prefieren hacer hincapié en su lugar en el amplio sector creativo. Mientras que el segundo es un elemento clave en nuestro sentido de identidad nacional, y una parte importante de la economía, su contribución económica no está en el mismo nivel que el de la construcción, y como fuente de ingresos personales es mucho más marginal. A veces puede parecer que la larga sombra de “el arquitecto señor” todavía se cierne sobre la profesión, oscureciendo el más débil. La sociedad contemporánea tiene más interés en el segundo que el primero.

Si bien el futuro para la práctica de la arquitectura como un negocio es incierto, las oportunidades para los arquitectos nunca han sido mayores, a pesar de la recesión actual. Sin embargo, para captar dichas oportunidades, los arquitectos tendrán que desarrollar una mayor visión financiera y mayor perspicacia comercial, integrando su trabajo con el de otros en la industria en general, y continuar trabajando duro para promover a la sociedad los beneficios extraordinarios derivados del proceso de diseño.
Si te gusta ¡¡ síguenos !!

© ArquiMagazine

f1arquitectura.com - digital media
Rss